Para dirigirte a ti mismo, utiliza tu mente; pero para guiar a otros, emplea tu corazón. Raramente logramos la confianza de las personas a través de argumentos técnicos o lógicos; más bien, lo hacemos apelando a los sentimientos y emociones. Napoleón decía que parte...

leer más